Balizas

Author: Edgar Sega / Etiquetas:


Era un ser taimado, perverso y enamoradizo. Capturó cientos de luciérnagas, las atravesó con sendos alfileres y las clavó en los márgenes del camino, para que ella no tropezara en la noche.
Nunca entendió por qué no volvió a visitarlo.

i

Author: Edgar Sega / Etiquetas:

Uno de los tres microrrelatos con los que participé en la final de la VII edición de las microjustas literarias de la web Ocio Zero, y que me ayudó a ganarla. El tema principal era la soledad, y la premisa, que solo podía (y debía) aparecer una "i" en todo el texto.


i


Una norma cruel no me deja gozar junto a las otras. Todas, hasta «k» y «w», están presentes. Soy una extraña. «Tú das nombre al relato —tratan de consolarme—, ¡eres una estrella!»
     Una estrella… Y como ellas, tengo que conformarme observando al resto de letras desde lo alto.
     Sola.

Médico de mal agüero (Tema principal: La peste)

Author: Edgar Sega / Etiquetas:

Abrigo largo, sombrero ancho y espantosa máscara —de ojos de vidrio y pico de pájaro— cubriéndole el rostro. Negro como graznido de cuervo. Llegó antes que las noticias de la epidemia que buscaba, pero aquí no la encontró.

Al poco de marcharse empecé a notar escalofríos.

Isidora

Author: Edgar Sega / Etiquetas:


Juan nunca imaginó que volvería a marcar ese número de teléfono.
     —José, ha habido un accidente, tienes que venir.
     Al reencontrarse se abrazaron y lloraron juntos; durante horas. Su madre solía decir: «Mis niños volverán a quererse, aunque sea lo último que haga.»
     Y la Isidora nunca se equivocaba.

Ira

Author: Edgar Sega / Etiquetas:


La turba se agolpa tras el muro de la fortaleza. Ajenos a ello, los privilegiados de dentro disfrutan de sus lujos, ignorando que el único de los siete pecados capitales que no han cometido nunca está a punto de condenarlos.

Desamor

Author: Edgar Sega / Etiquetas:


Todos esos satélites, cohetes y estaciones orbitales que se lanzaron al exterior del planeta, provocaron que su masa fuera reduciéndose lenta e implacablemente. Y mientras al hombre sólo parecía importarle lo que ocurría en el espacio sideral, la Luna fue separándose de la Tierra hasta perderse entre las estrellas.

El amigo imaginario

Author: Edgar Sega / Etiquetas:


—Cariño, qué extraño, ha dejado de jugar con él; como si ya no lo viera.
         —Es cierto —confirmó sorprendido el marido. Después, mirando a la nada, dijo—: Pablito, no te preocupes, nosotros seguiremos jugando contigo.

Con la tecnología de Blogger.